fbpx

Tener un cuerpo bonito no entiende ni de tallas, ni de formas, ni de tamaños, ni de colores. ¿Quién dijo que para poder presumir de nuestro cuerpo tengamos que tener una 90-60-90, no comer determinados alimentos, hacer la operación bikini para estar “presentables” durante el verano y matarnos en el gimnasio día si y día también? La belleza no viene de una talla 34-36, viene de dentro, de dar las gracias por como somos, tanto si pesamos 50 kilos como si son 100, ¡qué mas da!

Dejemos de incentivar a esta sociedad donde el culto al cuerpo promueve que cada año miles de mujeres (y cada vez más hombres) caigan en la anorexia y en la bulimia. A ver si abrimos los ojos y nos damos cuenta de que estamos aquí para vivir, para ser felices, para disfrutar cada día de nuestra vida como lo que es, un regalo, no para compararnos los unos con los otros, compitiendo por ver quien tiene el cuerpo más delgado y más perfecto.