fbpx

Si has caído en las redes de una persona narcisista, no te preocupes, no eres la única, ni el único. Se oye mucho hablar del perfil del narcisista pero, realmente, ¿qué es una persona narcisista?

Según la definición de la RAE, alguien narcisista es:

Persona que cuida en exceso de su aspecto físico o que tiene un alto concepto de sí misma.

Esta definición, desde mi punto de vista, se queda corta, ya que narcisista no es alguien que se preocupe de su imagen y y ya está. Alguien narcisista tiene muchas otras características que le diferencian de, por ejemplo, alguien meramente egocentrista.

Algunas características de la persona narcisista son…

  1. Aires de grandiosidad
  2. Cero empatía
  3. Solo piensan y hablan de sí mismos
  4. Exigen atención
  5. Sobreactúan
  6. Tergiversan las cosas de tal manera que tú te sientas mal
  7. Se creen únicos
  8. Se creen el centro del universo

Esto no quiere decir que si una persona, por ejemplo, exige atención constantemente, sea narcisista automáticamente, pero si que es cierto que siguen o tienen una serie de patrones o comportamientos en común.

Veamos estas características con más detalle:

Aires de grandiosidad

Suelen ser personas que se creen las mejores, las más especiales. Tienen problemas de autoestima, por lo que necesitan elogios constantes para sentirse por encima, superiores a los demás. Lo que en realidad esconden es un profundo sentimiento de inseguridad y poca valía.

Cero empatía

Los narcisistas son personas que no empatizan. No ven más allá que de ellos mismos. Puede que estés pasándolo mal por algún motivo en concreto, que estas personas no van a reparar en preguntarte que qué tal estás. Simplemente no son capaces de ponerse en el lugar del otro, ni quieren, ni pueden.

Solo piensan y hablan de sí mismos

Necesitan ser el centro de atención en todo momento. Yo yo yo es su tema de conversación favorito. Necesitan admiración y elogios constantes. ¿La razón? Cubrir una necesidad emocional no satisfecha. Se sienten tan poca cosa que necesitan tapar este vacío a través de los demás.

Exigen atención

Relacionado con el punto anterior, los narcisistas tienen un alto grado de egocentrismo. Su yo es tan grande, que tú automáticamente pasas a un segundo plano. Nada importa más que ellos mismos.

Sobreactúan

De primeras tienen una personalidad encantadora. Parecen personas muy seguras de sí mismas, carismáticas, encantadoras, pero esto no es más que pura fachada. En realidad buscan tapar con máscaras su grandísima inseguridad.

Tergiversan las cosas de tal manera que tú te sientas mal

Son expertos en darle la vuelta a las cosas con tal de no reconocer sus defectos o errores. No aceptan las críticas, y harán lo posible por no reconocer sus fallas. Son muy sutiles y hábiles, por lo que es muy probable que, si estás bajo la influencia de un narcisista, te sientas mal y culpable la mayor parte del tiempo.

Se creen únicos y el centro del universo

Ligado con lo anterior, creen que no hay nadie como ellos, que son los mejores. Los narcisistas son, en realidad, niños atrapados en el cuerpo de adultos. Tienen tal inseguridad, tal sentimiento de poca valía y tan poca autoestima, que necesitan que los demás les adulen constantemente.

El perfil del narcisista

Después de ver las características generales de la persona narcisista, vamos a adentrarnos en ello un poco más. Como normal general, todos tenemos que tener cierto grado de amor propio. Pero cuando éste es tan alto que pasa por encima de los demás, podemos hablar de un posible narcisista. De pequeños, todos adquirimos estrategias como mecanismos de defensa para sobrevivir a nuestro entorno.

Se dice que alguien con este tipo de personalidad se quedó atrapado en un momento de su infancia en el que no aprendió a reconocer y cubrir determinadas necesidades emocionales. De ahí el dicho de que los narcisistas son niños atrapados en cuerpo de adultos. Este perfil de personas esconde en realidad una gran inseguridad. Necesitan que les reconozcan, que les presten atención, que estén pendientes de ellos. Pero, ¿qué pasa cuando eres tú quien necesita que le ayuden, le entiendan o le apoyen? Que no te lo dan. Punto.

Maneras de relacionarse de un narcisista

Hay muchos tipos de narcisistas y son muchas las formas que tienen de relacionarse, pero hoy quiero centrarme particularmente en tres fases:

  1. Primera fase – el amor: en esta primera fase, el narcisista se presenta a sí mismo como una persona encantadora, carismática, agradable. Saben perfectamente cómo comportarse para que los demás les adulen y se sientan bien a su lado. Es fácil caer, ya que a todos nos gusta estar con alguien que de primeras nos haga sentir tan a gusto. Muestran el lado que quieren mostrar para conseguir lo que quieren conseguir. Se relacionan a través de una máscara, la cual termina cayendo con el paso del tiempo.
  2. Segunda fase – el desprestigio: una vez te tienen ahí, comienzan a mostrar su verdadera máscara. Es aquí cuando te hacen ver tus fallos (según ellos, ya que sacarán defectos incluso de donde no los haya), te culpabilizan y te hacen sentir mal. Te pueden incluso llegar a tratar con poco respeto, a mentirte, a hacerte ver lo poco que vales. Esto no tiene nada que ver con tu valía. No es más que una manera de no sentir ellos su propia inseguridad.
  3. Tercera fase – el olvido: muchos perfiles narcisistas tienden a, pasado el tiempo, olvidarse de ti y, si te he visto no me acuerdo. Pero antes de hacer esto suelen buscarse a otra persona a quien manipular: una nueva víctima. Créeme que si estás en esta situación, es lo mejor que te podría pasar, ya que a veces es difícil salir de las redes de una persona así (que no misión imposible, ojo).

Todos podemos caer en las redes de un narcisista

Normalmente las víctimas de este tipo de perfiles suelen, con el paso del tiempo, sentir que su autoestima cae a velocidades inimaginables. Pueden incluso llegar a dudar de sí mismas, ya que las estrategias que utiliza el narcisista son muy sutiles. Un narcisista, muy lejos de lo que se pueda pensar, es una persona bastante inteligente. Sabe perfectamente lo que está haciendo. Tonta no es. Pero es su falta de empatía la que le lleva a comportarse de la manera en que lo hace.

Puede decirte que te quiere y después tratarte mal. Esto es una estrategia más. Si dudas sobre si alguien de tu entorno es narcisista y estás leyendo este artículo, es probable que esa persona sí que lo sea. Si algo dentro de ti te dice que estás relacionándote con este perfil, seguramente estés en lo cierto. Lo que pasa que, al pasar tanto tiempo con este tipo de personas, tendemos a dudar constantemente de nosotros mismos, de nuestra propia intuición, y terminamos por creer que son cosas nuestras. Esto suele pasar por las señales mixtas que da el narcisista. Te dice que te quiere pero te trata mal, te dice que se preocupa pero es incapaz de preguntarte que cómo estás, te busca pero no muestra interés sincero por ti, etc.

Además, quieren que estés ahí, y harán lo posible por manipularlo todo de forma que te hagan sentir culpable a ti de todo lo que pase (y de lo que no pase también). Quiero que te quede bien clara una cosa, si algo dentro de ti te está haciendo cuestionarte las cosas, CONFÍA EN TI Y HAZTE CASO. La primera persona que tiene que creerte eres tú. Y quiero que te quede claro algo más. No hay nada de malo en ti, nada. No es que tú no seas una persona querible. Tampoco significa que el narcisista no te quiera por ser tú. Simplemente no te quiere porque no sabe, porque es incapaz siquiera de quererse a sí mismo, a sí misma, aunque la fachada con la que se presente al mundo sea la contraria.

Mi consejo

Si estás en una relación con un narcisista, mi consejo es rotundo: sal de ahí. Este tipo de personas crean relaciones basadas en la dependencia, ya que ellos son los primeros dependientes. Necesitan de ti para sentir que valen, para que los admires, los adules, les alimentes su ego, en definitiva. Que el narcisista cambie o no, no depende de ti. Si sientes que estás en una situación de este tipo, busca ayuda si lo necesitas, aléjate y trabaja en recuperarte a ti, porque en este tipo de relaciones, solemos perdernos a nosotros mismos por el camino.

Jamás confundir el narcisismo con el amor propio. El primero esclaviza; el segundo libera

Fotografía de Kinga Cichewicz sacada de Unsplash