fbpx

¿Cuantas veces habré mirado con desprecio a la imagen que el espejo me devolvía? ¿Cuántas veces habré deseado ser cualquier cosa menos ser yo? ¿Cuánto daño me he causado innecesariamente? El momento para sanar es ahora, no hay otro. Es hora de dejar de darle la espalda a nuestro reflejo y mirarlo con amor, porque si, lo merecemos. Muchos años me costó lo que te voy a pedir que hagas, porque sé que es difícil, pero también sé que es mágico. Hoy no te masturbes, hoy hazte el amor. 

Desnúdate frente a un espejo y admira todo tu cuerpo, acaricialo, siente tus dedos rozando tu piel, toda tu piel. Acaricia tu cabello, tu cara, brazos, pecho, abdomen, caderas, pubis, genitales, muslos, piernas, pies, con amor. Cierra los ojos y déjate llevar, siente los lugares donde a tu cuerpo le gusta que le toques, que le acaricies. Sexualizamos todo y lo concretamos en la zona genital olvidándonos de que nuestro cuerpo tiene infinitos lugares maravillosos. 

¿Qué te gusta de la imagen que te devuelve el espejo? Ve poco a poco, llegará un día en que dejarás de ver tantos defectos y verás la maravilla que eres. Es solo una de las múltiples herramientas para sanar la relación que tienes contigo y con tu cuerpo. Todo es un proceso, y por algo hay que empezar. 💕 ¡Feliz día! 💕