fbpx

El Body Positivismo o Movimiento BoPo un movimiento a nivel mundial creado con un único objetivo: enseñarte a aceptar tu cuerpo tal y como es, independientemente de la forma, el tamaño o el color. Vivimos en una sociedad en la que hay unos estereotipos muy marcados, en especial en relación con la belleza y la mujer. 

Es alarmante la cantidad de mujeres con trastornos como la dismorfia corporal, la anorexia o la bulimiaEs momento de cambiar la sociedad y el mensaje que le transmitimos a las siguientes generaciones. Ya es hora de poner énfasis en lo verdaderamente importante, dejar de valorar a una mujer por su aspecto físico, aumentar la autoestima y vivir la vida que quieres para ti.

 

Guía Práctica para Mejorar tu Autoestima y Conocerte Mejor

Suscríbete y recibe GRATIS una guía de auto-conocimiento en la que aprenderás técnicas, estrategias y herramientas de gestión emocional para mejorar tu autoestima y conocerte mejor

El problema no es tu cuerpo

 

No me atrevo a decir que hay una fórmula mágica para hacer las paces con tu cuerpo, porque no la hay, pero sí que hay mucho trabajo de fondo que se puede hacer para cambiar la percepción que tienes sobre él. Cuando me di cuenta de esto, comencé a trabajar en mí misma y aprendí a aceptarme tal y como soy, desde el aquí y ahora. Obviamente hay días en los que la vocecita vuelve, pero ahora conozco herramientas y técnicas que me ayudan a callarla y seguir con mi vida.

 

Es asombroso lo que puede cambiar la relación con tu cuerpo cuando aprendes a aceptarlo. Es por ello que me encantaría acompañarte en este viaje de amor hacia ti misma, porque la belleza exterior nace de la belleza interior. Ya es hora de que hagas las paces con tu cuerpo y que sanes la relación de odio-amor que has tenido durante todo este tiempo.

Tu cuerpo no es un ornamento

Si te dijera que el problema no es tu cuerpo, sino la forma en que lo percibes y la actitud que tienes hacia él, ¿qué me dirías? Es muy importante sanar la relación que tenemos con nuestro cuerpo, porque en él vamos a habitar durante toda nuestra vida. ¿Te suenan estas frases?

\

No voy a encontrar pareja con este cuerpo.

\

Mis piernas son horribles, están llenas de celulitis.

\

No me gusta mi cuerpo, me da asco.

\

Ojala tuviera más pecho. Ojala tuviera menos pecho.

\

Me están saliendo venitas, ¡si es que lo tengo todo!

\

Odio la flacidez de mis piernas y las estrías en mis caderas.

\

Estoy gorda, así nadie me va a querer.

\

Odio mi tripa, mis piernas, mis cartucheras, mis brazos.

\

Llega el buen tiempo y yo no me puedo poner falda…maldita celulitis.

Antes de continuar, déjame decirte algo

La celulitis, las estrías, las venitas, el vello corporal…¡son normales! ¿Sigo? No hay dos cuerpos iguales. Entonces, ¿por qué nos empeñamos todas en tener el cuerpo que nos venden? Si te das cuenta está cortado por un único patrón. ¿Dónde queda la diversidad de cuerpos? Con este culto al auto-odio ¿qué se consigue? Que personas como tú se sientan mal. Que no te gustes, que no te aceptes, que te rechaces una y otra vez, que pases toda tu vida intentando ser como alguien más y que gastes cantidades enormes de dinero en productos que no suelen funcionar. Es un negocio, el negocio de “hacerte-sentir-mal-para-venderte-mis-productos.Yo-me-forro-tú-te-hundes.”

Durante la mayor parte de mi vida odié mi cuerpo

La mayoría de la gente a la que le digo esto no me cree. Suelen decirme comentarios tipo “pero una chica delgadita como tú, ¿cómo puede haber tenido problemas con su cuerpo?” Pues los he tenido. Durante más de 16 años mi obsesión era mi físico. Probé miles de dietas, y todas ellas con el mismo resultado, más insatisfacción. 

A lo largo de los años llegué a una conclusión: si yo pensaba que estar delgada me iba a hacer feliz, ¿por qué los años de mayor delgadez coincidían con los de mayor infelicidad? ¡BINGO! La culpa no era mi cuerpo, sino la forma en que yo lo percibía y la actitud que tenía hacia él. Mi cuerpo no era el problema, sino mi forma de pensar, las creencias que tenía respecto a él y las expectativas tan erróneas que tenía sobre mi físico.

 

¿Necesitas un poco de inspiración?

¡No te pierdas mis artículos sobre Body Positivismo!

ATENCIÓN: no soy nutricionista ni psicóloga, por lo que no trabajo con personas con trastornos alimenticios.