fbpx

 Y UN DIA SE CANSÓ DE ODIARSE A SI MISMA 

Se cansó de rechazar su reflejo en el espejo, de tapar sus imperfecciones y sentir desprecio por ellas, de esconderse, de avergonzarse y comenzó a aceptarse. Aprendió a abrazarse a si misma, a aceptar su ser tal y como era, por dentro y por fuera. 

Empezó a mimarse, cuidarse, reírse de sus defectos, aquellos que un día aprendió (erróneamente) que eran motivo de vergüenza, y fue así, solo así, que se dio cuenta del daño que inconscientemente se había estado haciendo. 

Se perdonó y fue en ese preciso (y precioso) instante cuando empezó a vivir su vida sin querer ser nadie más que ella misma.